Consejos para regalar lo que las personas realmente quieren recibir

El regalo de la felicidad pertenece a quien lo desenvuelve

Por Genial.guru – Dar regalos es un arte que requiere sabiduría para hacerlo bien. Si fuera tan sencillo no habrían tantas personas inconformes o frustradas cuando reciben sus obsequios, porque sienten como si no los conocieran en lo más mínimo.

No se trata de quedar bien por cualquier motivo; se trata de que la otra persona sienta que realmente es importante para ti y que te has tomado el tiempo para conocerla y analizar sus gustos y su personalidad.

Te mostramos las cosas que debes tener en cuenta antes de que vayas a quedar mal por falta de información.

  1. Estudia bien a la persona y si crees que aún te falta descubrir más de sus gustos, mira en sus redes sociales. Aquí aplica el dicho: “Dime lo que publicas y te diré quién eres”.
  2. Es necesario que sepas qué tipo de rol desempeña, qué pasatiempos tiene.
  3. Destina un presupuesto para tu regalo. Que tenga un límite de lo mínimo que piensas invertir y de lo máximo que puedes gastar. La cercanía que tienes con la persona y tu condición económica pueden influir mucho en este punto.
  4. Nunca regales algo que no te gustaría que te obsequiaran. ¡Nunca!
  5. Procura regalar cosas útiles según el estilo de vida de la otra persona. Es mejor obsequiar algo que pueda usar y así evitar que deje en cualquier parte tu regalo llenándose de polvo o, peor, que lo guarde.
  6. Ten muy en cuenta sus pasiones. Si sabes que le gusta leer, dale un buen libro. Si monta bicicleta, regálale un utensilio para la bici o un accesorio de protección. Si ama las plantas, obséquiale un ramo de flores o incluso un bonsái para que perdure.
  7. Presta mucha atención cuando las personas de tu interés conversen. La mayoría de ocasiones suelen hablar de las cosas que quisieran conseguir, de lo que están añorando o de lo que les gustaría que les regalaran. Debes ser muy perceptivo. Este tipo de señales se dan de forma espontánea.
  8. Nunca se te ocurra regalar ropa interior o prendas similares (sólo si eres casado sería interesante). Primero, porque es poco común que conozcas la talla exacta de tu amigo o compañero de trabajo. Y segundo, porque es realmente incómodo e intimidante que alguien te resulte con una prenda de este estilo.
  9. Si tienes con qué invertir, sé sofisticado y de buen gusto. Puedes obsequiar algo que esté en tendencia y tenga diseño.
  10. Menos es más. No trates de impresionar comprando todo el almacen o toda la floristería. Esto solo demuestra lo inseguro que eres y lo poco que conoces a la otra persona.
  11. Regala experiencias. Estos regalos son eternos porque se quedan en la mente por siempre. Invita a esa persona especial a un parque de diversiones, llévala a una obra de teatro, practica algún deporte extremo con ella o visita una granja en su compañía.
  12. Los chocolates son un buen complemento, pero no cuentan como regalo para fechas especiales como Navidad, San Valentín o Cumpleaños. Son válidos como un detalle si quieres sorprender a alguien de repente, fuera de cualquier fecha especial, simplemente para demostrar tu cariño; Sin embargo, recuerda, pueden ser el complemento ideal de tu obsequio, especialmente si es de aniversario.
  13. Si crees que definitivamente no vas a acertar con el gusto de la otra persona, o tienes poco tiempo para buscar algo decente, regala un Bono (Gift Card). Esto funciona muy bien, ya que la persona tiene la posibilidad de escoger lo que le guste en la tienda que elegiste.
  14. Si nada te convence, regala algo hecho por ti mismo. Actualmente existen millones de tutoriales que te pueden ayudar a salir de este apuro. Esa otra persona sabrá apreciar enormemente tu esfuerzo.
  15. Si decides comprar algo, no pretendas que el vendedor te dé la solución a todos tus problemas con indicaciones tan vagas como: “Busco un regalo para una persona de determinados años, hombre (o mujer), que ya tiene todo y no sé qué darle”. Él te puede asesorar mejor si le indicas cuáles son los gustos de esa persona, si es alta o baja, gorda o flaca, etcétera. Sin duda, tú conoces mejor a la persona a quien le vas a comprar el obsequio, que el propio vendedor.

Foto de portada: Kaboompics